Pasar al contenido principal

Joaquín González Barrón

Paciente experto en tratamiento con oxigenoterapia

Paciente experto en tratamiento con oxigenoterapia. Valencia

¿Cómo me sentí cuando me dijeron que tenía que seguir una terapia respiratoria domiciliaria?

Cuando empecé con el tratamiento fue hace ya más de 22 años y me sentí de repente muy limitado, porque los médicos que me atendieron en un principio me auguraron un futuro nada alentador. Pero soy una persona que, ante las dificultades, siempre les he hecho frente y he buscado soluciones.

¿Qué es lo que más me ayudó?

Encontré un gran apoyo en mi neumólogo, una persona con la que pude hablar desde el principio, y en los profesionales de las terapias respiratorias a domicilio.

Lo que más valoro, me ayudó y me sigue ayudando es la empatía con mi médico. Esto no siempre es fácil de encontrar y considero que una asignatura obligatoria en la carrera de medicina debía de incluir varios cursos de ética clásica.

¿Qué consejo darías a otros pacientes?

El consejo más rápido que doy a todo paciente desde el inicio de sus síntomas es el de asumir la realidad. De hecho, considero que debería haber reuniones en grupo donde compartir las experiencias ya que el enfoque es muy amplio y el enfermo debe saber cuáles son sus limitaciones, pero también qué puede pedir y a quién debe hacerlo.